Edición N. 758 - 11/12/2018 - Ediciones Anteriores
28/07/2018
Paulo Londra: El lado blanco del trap
Hijo fusionado del rap y el reggaeton, el trap salió de las calles y, como tal, maneja sus códigos; y esas rondas de jóvenes compitiendo con sus rimas y su flow se han convertido en la versión actual de las clásicas payadas rioplatenses. Desafíos verbales que van subiendo de tono a medida que la contienda se va poniendo más áspera. Esas rondas cuando son más organizadas se convierten "batallas de gallos", y sus ganadores poco a poco se han ido abriendo paso en el mainstream musical merced a la masificación del estilo y, claro está, un muy buen marketing de ciertas marcas auspiciantes.

De esas batallas salió Paulo Londra, de la calle y de las plazas. Pero hay algo que lo diferencia del resto de sus compañeros, colegas y/o rivales de rimas: Paulo rapea con estilo, tiene mucho flow y no cae en el sexismo, la violencia y los vicios tan comunes en repertorio del resto de los rappers. Paulo canta canciones de amor adolescente, sin agresiones, y eso le valió el cariño de miles y miles de fans que, atraídos por ese ritmo a medio camino entre la electrónica, el reggae y el rap, desbordan sus redes sociales convirtiéndolo en el artista argentino con más visualizaciones en Youtube y escuchas en Spotify, incluyendo al mismísimo Abel Pintos.

Así llegó Paulo Londra a Posadas, agotando con semanas de anticipación su show y obligando a la producción a lanzar un segundo, que también fue multitudinario. Y fue tremendo ver a un espacio como UMMA atiborrado de niños y jovencitos que concurrieron solos, en pandilla o con sus padres, a sabiendas de que la seguridad y confort del lugar estarían a la altura de la ocasión.

La previa estuvo a cargo de la crew BDK, que organizó una batalla de gallos con el seleccionado del rap local. Así, con Killato como principal referente, también estuvieron Cifra, Kreiluz (orgullosa representante del género femenino local), Oz, Florentino, Maple, Ruru y Pedro Stoll. El resultado de esta mini contienda es anecdótico, pero justo es reconocer que Killato, en la región, no tiene competidor a la altura de su velocidad y lucidez para rapear.

LOOOOONDRA, LOOOOOONDRA
El que no estuvo en un pogo de Paulo Londra, no sabe lo que es la adrenalina. De verdad. Más intenso que el más duro hardcore y con una buena vibra más acorde a un pelotero gigante que a un concierto, estar rodeado de más de un millar de gargantas aufóricas, la gran mayoría sub17, es una experiencia difícil de olvidar y pocas veces vista en estas latitudes. Lo primero que se le viene a la mente a quien esto escribe suena casi irreverente, pero el griterío adolescente se asemeja mucho a esas grabaciones en blanco y negro de los primeros años de los Beatles... o a las fans de Sandro, tal vez.

Buen trato hacia los fans y máxima adoración de estos hacia su ídolo juvenil, hicieron de la doble función en UMMA un espectáculo pocas veces vistos en nuestra ciudad.
DEPORTES
CULTURA
INFORMACIÓN GENERAL
OTROS TITULOS