Edición N. 779 - 15/05/2019 - Ediciones Anteriores
09/03/2019
Mujeres de todo el país marcharon por la igualdad y contra la violencia
En este sentido, a pesar de la lluvia, cerca de 1.000 personas marcharon en reclamo de justicia por el reciente femicidio de Fiorella Aghem bajo el lema “Ser mujer no tiene que ser un factor de riesgo” y “Marchamos porque estamos vivas pero no sabemos hasta cuándo”.


Además, se hizo hincapié en la desaparición de Candela Agustina Correas de Melo, una joven que desde febrero de 2018 no volvió a comunicarse con su familia en San Vicente.


Mercedes Pereyra, la mamá de Fiorella, manifestó en el encuentro su disconformidad con el comisario Fernández, “que dio un mejor cargo a la oficial que no quiso tomar la denuncia a mi hija, no puede ser. Por favor, no pueden trabajar así, nosotros vamos a llegar a las últimas consecuencias, desde que abre el juzgado estoy ahí con mi familia, estamos esperando una respuesta”.


Siguiendo esta línea, apuntó contra la Comisaría de la Mujer local, “toman todo a la chacota, todo a la joda, mi hija desde el primer día me pidió que la acompañe y fuimos junto con el papá. Esa oficial me separó de mi hija, esa que hoy tiene un mejor cargo, no puede ser que el comisario Fernández le haya dado un mejor cargo, esto no puede estar sucediendo. ¿A dónde recurrimos? No hay otro lado, y ahí toman como una exposición y ese fue el fin de mi hija”, denunció.


La convocatoria estuvo encabezada por mujeres sanvicentinas feministas y familiares. Días antes de la marcha, anunciaron que pedirían entre otras cosas la renuncia del juez Casco, “porque hay muchos casos sin resolver, denuncias que no fueron escuchadas, y no hay respuestas”, sostuvo Luisana Dos Santos, una de las organizadoras de la convocatoria.


Por su parte, el tío de Fiorella, afirmó: “Estamos unidos para que se esclarezca, para que no nos mientan más, para que echen de su puesto al que no hizo su trabajo como tenía que ser, las denuncias fueron hechas y no actuaron como tenían que actuar”.


Acompañó la marcha Rosa González, la madre de Itatí ‘Taty’ Piñeiro, la estudiante de 18 años que en julio de 2012 fue violada y brutalmente asesinada en Puerto Esperanza.


“Queremos justicia, que nos escuchen, que cuando se haga una denuncia automáticamente el agresor quede detenido, y la víctima con custodia policial cuando el agresor sale de la cárcel, que no se demore tanto en proceder”, dijo la mujer.


Además pidió contención, ya que según manifestó, muchas veces después de realizar la denuncia la mujer debe volver al hogar con su agresor “por eso la mayoría no tiene el valor de denunciar y en muchos casos, cuando la mujer se anima a hablar y acudir a la justicia, hay represalias por parte de su agresor”.


Finalmente, suplicó: “Basta de maltratos, basta de violencia física, psicológica y verbal, basta de manipulación y chantajes, basta de pensar que somos de su propiedad”.


Posadas


En la ciudad de Posadas, la manifestación que estaba prevista desde el mástil se suspendió “debido a las inclemencias del clima, atendiendo a la situación que atraviesan los barrios de Posadas”, comunicaron.


En este sentido, desde la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales organizaron una actividad solidaria con el fin de juntar donaciones para los afectados por la tormenta y un encuentro en el comedor universitario -ubicado en Félix Bogado 2160-, desde donde se confirmó que la marcha se realizará mañana a las 16, desde el mástil, al igual que se había pactado en un principio.


Por su parte, la decana de la facultad expresó a través de un comunicado que “la lucha es claramente contra el sistema patriarcal, contra las estructuras machistas que hacen que cobremos menos salarios por igual trabajo, que no lleguemos aunque seamos capaces a los puestos jerárquicos, que hacen que la violencia se incremente y los femicidios estén a la orden del día. Sistema que sigue imponiendo que seamos las únicas responsables del gestar y que tengamos la obligación de maternar, bajo cualquier circunstancia como si fuera natural hacerlo”.


En el país


En lo que va de 2019, según la agrupación Mumalá, ya hubo 45 femicidios en el país, de los cuales dos corresponden a Misiones: el de Fiorella Aghem y el de María Belén González, asesinada en febrero último. Pero, así como la huelga fue llamada en varios continentes, esto responde a que la violencia de género es una pandemia mundial.


En Buenos Aires la concentración se realizó a las 17 en Congreso y de allí marcharon a Plaza de Mayo. Oriana Pesce, una de las manifestantes del Congreso, dialogó con El Territorio y declaró: “El 8 de marzo se conmemora un día de lucha y reclamo por la igualdad de género más que un ‘feliz día’. Buscamos las mismas condiciones sobre todo de trabajo para mujeres y hombres”.
En Rosario, la Campaña por el Aborto, Seguro, Legal y Gratuito entregó pañuelos de 16 a 17, para después concentrarse a las 17 junto a otras organizaciones en Plaza San Martín.


Así, la marea verde se sintió en las principales ciudades del país, que fueron el epicentro de diversas marchas e intervenciones encabezadas por grupos feministas y organizaciones sociales que gritaron al unísono por la equidad de género y el fin del sistema patriarcal.


45
Femicidios en 2019.


En lo que va del año, según la agrupación Mumalá, hubo 45 femicidios en el país, de los cuales dos corresponden a Misiones: Fiorella Aghem y María Belén González.


87.000


En el mundo en 2017.


Un estudio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reveló que 87.000 mujeres fueron asesinadas en todo el mundo sólo durante el 2017.


El #8M en el mundo


“Ni una menos”, “Vivas nos queremos”, “No es no”, “Ele nao” y “Me too” son algunas de las consignas que durante toda la jornada de ayer resonaron en las calles de las principales ciudades del mundo, en el marco del Paro Internacional de Mujeres del 8M. Miles de mujeres en todo el mundo salieron a las calles para conmemorar el Día Internacional de la Mujer y reivindicar la igualdad con los hombres. En Europa pidieron por la igualdad, la equiparación salarial y el fin de la violencia de género.


Por su parte, los países asiáticos pidieron por libertad sexual y respeto a los derechos de las mujeres. Y en América Latina, las reivindicaciones estuvieron dirigidas principalmente a la despenalización del aborto y al fin de los femicidios, travesticidios y transfemicidios. Según advierte un informe de las Naciones Unidas, solo en 2017, casi 87 mil mujeres fueron reportadas víctimas de homicidio doloso en el mundo, y el 58 por ciento fueron asesinadas por alguien de su familia o por su pareja.
(El Territorio)
DEPORTES
CULTURA
INFORMACIÓN GENERAL
OTROS TITULOS