Edición N. 746 - 17/09/2018 - Ediciones Anteriores
07/09/2018
Marcelo Pérez: “Son tiempos económicos difíciles y apelamos a la responsabilidad de todos los actores de la comunidad para mantener la paz social”
Sobre la relación con la Nación, fue contundente: “Somos dos modelos antagónicos. Sin embargo, “hemos podido trabajar en las coincidencias y lograr que las diferencias no sean un obstáculo insalvable de superar”.




¿Cómo ve la situación económica actual nacional y cómo impacta en el trabajo diario?

Parafraseando al gobernador Hugo Passalacqua, ‘la cosa no está fácil’. De hecho, está más difícil aún. El Presidente de la República reconociendo una emergencia económica nos da un panorama de la situación. Y los coletazos llegan a todas las provincias.

Afortunadamente, Misiones tiene sus números en orden. Es una provincia que ha cumplido con los deberes que se deben hacer para llevar adelante una administración austera, sin tomar deuda. Otras provincias han tomado deuda, con las consecuencias que acarrea pedir un crédito.

En el Ministerio de Gobierno nuestro desafío es mantener la paz social, apostando a la responsabilidad de todos los actores sociales en cuanto a cómo debemos comportarnos como sociedad a una situación que claramente es de emergencia.

Aquellos que tenemos el privilegio de tener un sueldo a fin de mes, debemos cuidarlo y honrarlo con trabajo, con mucha responsabilidad, con austeridad. Y trabajar, cada uno desde donde nos toque, por todos los misioneros, para que tengamos paz social y atravesemos la crisis, con la mayor calma, serenidad y las menores turbulencias posibles.

¿Este escenario ha dañado o resentido la relación con la Nación? ¿Hay diálogo fluido?

A lo largo de estos dos años y meses de gestión, creo que el pueblo de la provincia comprobó que somos dos modelos antagónicos, opuestos. No obstante eso, el misionerismo, a través del Gobernador, ha demostrado que se puede tener una relación madura con quien no piensa en todo igual a uno.

En ese trajín de gestión, hemos podido trabajar en las coincidencias y lograr que las diferencias no sean un obstáculo insalvable de superar. Y permitan a ambos modelos trabajar cada uno en su ámbito. A nosotros no nos ha ido mal con esta forma madura, pensando siempre en la provincia. La construcción es hacia adentro. Eso es el misionerismo: trabajar por los sectores vulnerables, por aquellos que más necesitan, de cara a la gente. Cerca de la gente es un concepto concreto. Es la Policía en la calle, el funcionario dando la cara, entendiendo cuáles son las necesidades.

Pese a los coletazos, porque las decisiones económicas que han afectado a los argentinos en su mayoría han sido tomadas a nivel nacional, estamos como Provincia adecuadamente posicionados como para sustituir de la mejor manera posible aquellas cuestiones que Nación deja de financiar.



¿En este marco qué es lo que más preocupa?

Se han hecho notas sobre las reuniones que ha convocado el Gobernador a su gabinete en lo que tiene que ver, por ejemplo, con la interzafra y entiendo que vamos a brindar una solución desde el Gobierno provincial a aquellos recortes nacionales para paliar la situación de los trabajadores que necesiten una ayuda económica.

Lo que más preocupa es mantener la paz social. Iremos viendo cuáles son las dificultades que el camino nos va a poner y sobre esas dificultades trabajaremos.



¿Han surgido algunos conflictos vinculados a este escenario económico reciente?

No. Y en esto creo que tenemos que ser responsables por lo que comunicamos y cómo lo comunicamos. En WhatsApp, por ejemplo, hubo audios que alertaban sobre una situación, que se dio en otros puntos del país, pero que aquí no sucede. Hemos tomado los recaudos, pero por pedido del sector privado, sobre todo para dar tranquilidad. Pero no tenemos información acerca de ese tipo de episodios en la provincia. Apelamos a la responsabilidad de los referentes sociales para tomar con cautela la situación, con responsabilidad, siendo mesurados en nuestro accionar.

Vamos a la cuestión seguridad. Hace un mes, funcionarios nacionales anunciaron inversión millonaria para esta zona. ¿Todo esto impacta en ese plan?

Cuando el gobernador tomó la política de seguridad de combatir al narcotráfico y actuamos en consecuencia, lo que teníamos era sólo recurso humano. Y con ese recurso humano logramos una cantidad histórica de incautaciones y de detenciones. En lo que va de 2018 ya tenemos casi la misma cantidad histórica decomisada en 2016 y faltan varios meses para culminar el año. En ese sentido no creo que la cuestión económica nos pueda afectar en la labor. La cuestión económica trae aparejado más delitos, inseguridad. Vamos a trabajar incansablemente para mantener los índices delictuales en baja y creo que económicamente en cuanto a las fuerzas provinciales no va a afectar.



¿Cómo fue el cambio de paradigma en cuanto a represión al narcotráfico?

Históricamente en Latinoamérica, el funcionario delegaba la política de seguridad en su fuerza de seguridad. Se hacía lo que la fuerza de seguridad entendía que se debía hacer. El gobernador Misiones, en cambio, tomó las riendas de la política de seguridad. Dijo que teníamos que combatir al narcotráfico porque las fuerzas federales no daban abasto y era un problema en la provincia. Y la Policía provincial ha logrado con esta Jefatura, con su plana mayor, formar hombres que están capacitados para hacerlo.

La Policía lo ha hecho excepcionalmente bien. Aspiramos a una mejor formación en lo venidero. Queremos romper el molde formativo y darle a los futuros policías herramientas universitarias y terciarias con validez nacional. Los policías aquí se retiran muy jóvenes y para que ese retiro sea fructífero y para aprovechar su experiencia, será clave la formación.



¿Qué es lo que se viene en materia de seguridad?

Modernizar la gestión de la seguridad. Es lo que está en el mundo y no podemos estar ajenos al mundo. Hoy está llegando todo lo que tiene que ver con nuevos equipos de comunicaciones. Vamos a tener comunicaciones encriptadas, con georreferenciación en la zona capital. Es una inversión del pueblo de la provincia de Misiones. Hoy las comunicaciones de las fuerzas provinciales y también las federales en la provinciales en la región son vetustas.

A veces vamos con pasos más rápidos y otras más lento, con un dólar que se disparó y que complica. Todo lo que se compra es importado y en dólares. Pero creemos que con el plan que hemos trazado vamos a cumplir, vamos a llegar. Vamos a tener un sistema de videovigilancia integrado en la zona capital y en otros puntos de la provincia, con comunicaciones encriptadas, que permitirá optimizar el recurso.



¿En qué instancia está el proyecto de Universidad policial?

Vamos a contar con un sistema de ingreso único y va a ser la institución la que defina quiénes serán sus futuros cuadros de mando y quiénes subalternos, al cabo de un tiempo, en base al promedio, la capacidad que tenga cada uno en ese lapso en el que serán ‘aspirantes’ a policías. Hicimos un convenio con una universidad nacional para que en lo inmediato puedan egresar con un título de validez nacional, título de grado para los oficiales, y terciario para los suboficiales, con la posibilidad de ir incrementando conocimiento que le va a permitir ascender en el futuro en la carrera.

La intención luego es tramitar la habilitación nacional como universidad con la CONEAU, para que la Universidad de la Seguridad, así se va a llamar, englobe tanto al Servicio Penitenciario como a la Policía, sea una institución propia.

¿Cómo ve nuestra seguridad vial en Misiones?

Hemos mejorado, los índices son alentadores. Pero en la medida que haya una persona fallecida en accidente de tránsito ya estamos desilusionados con la tarea realizada o con no haber llegado a la concientización.

Los números nos dicen que vamos por la buena senda. Hemos intensificado los controles viales, hemos tecnificado el control vial y aspiramos a la concientización de la gente.

Logramos romper el hielo entre el funcionario y quien maneja para dejar solamente de pedir los documentos del auto y que haya una interrelación fructífera.

Debemos hacer hincapié en la concientización de la gente. El diagnóstico es que la gente maneja mal, no respeta las normas de tránsito. Si una sociedad respeta las normas de tránsito, no tendrían que haber controles en las rutas.
(MOL)
DEPORTES
CULTURA
INFORMACIÓN GENERAL
OTROS TITULOS