Edición N. 700 - 25/09/2017 - Ediciones Anteriores
04/03/2017
Sudamericano Sub 17: Argentina se despidió con una derrota ante Brasil
El seleccionado argentino Sub 17 quedó eliminado del Sudamericano de Chile y sin chances de jugar el Mundial de la categoría que se desarrollará en octubre en India, porque Paraguay le ganó por 2-0 a Perú y obtuvo el último boleto del Grupo B para al Hexagonal Final.

El conjunto de Miguel Micó cerró su participación en el Sudamericano frente a Brasil, ya clasificado a la siguiente instancia junto con Venezuela, con una derrota por 2-0.

El seleccionado Sub 17 es un síntoma más del estado de deterioro y abandono en que se transformó el fútbol argentino. Una nueva y última víctima del sistema. En una categoría en la que históricamente costó armar equipos competitivos, la precaria actualidad de la AFA influyó un poco más para que ocurriera lo que no puede considerarse una sorpresa o algo inesperado: el equipo juvenil se quedó afuera del Mundial de India 2017.

Ni siquiera estuvo cerca de la clasificación, ya que no pudo acceder al hexagonal final del que surgirán los cuatro seleccionados para el torneo que se disputará en el país asiático. La Argentina entró a jugar sin posibilidades ante Brasil (y terminó perdiendo por 2-0) por la última fecha del Grupo B. Un rato antes, la victoria 2-0 de Paraguay sobre Perú la condenaba al 5° puesto y a un pronto regreso a casa desde Chile, donde se está jugando el Sudamericano.

La prematura eliminación no puede dejar de ser vista con los ojos que contemplan la crisis institucional y política de nuestro fútbol. En una categoría en la que se necesitan tiempo de trabajo y recursos para la captación de adolescentes, el director técnico Miguel Micó no dispuso de ese capital. De alguna manera adelantaba este panorama en una entrevista con LA NACION en noviembre de 2016: "Si realmente todos quisieran lo mejor, el fútbol argentino no hubiese estado 10 meses sin seleccionados juveniles". La referencia también incluía al Sub 20 de Claudio Úbeda, que en enero sufrió y dependió de un tercero para clasificarse al Mundial de Corea del Sur. A diferencia de Úbeda, que fue designado por fuera de los 44 proyectos presentados por candidatos al puesto, Micó sí acercó la carpeta a la AFA que le valió el cargo. También tiene a su mando la Sub 15.

A los 70 años, con un pasado en las divisiones formativas de Racing, Micó admitía que cumplía "un sueño", que estaba en el lugar que siempre había deseado. "Mi aspiración siempre fue dirigir a los más chicos". Pero lejos estuvo de hacerlo en las condiciones ideales. "Para armar la Sub 17 nos basamos mucho en la última Sub 15 dirigida por Walter Coyette, que salió tercera en el Sudamericano de Colombia. Tuvieron prioridad esos jugadores y, fundamentalmente, los de Capital Federal y el Gran Buenos Aires porque no sabíamos cómo estaba la AFA con el asunto económico para los viajes y el alojamiento de los chicos que podían venir desde otras provincias". Coyette, que en su gestión tenía una fluida relación con Gerardo Martino mientras este dirigía la mayor, emigró ante las dificultades que arrastraba toda la estructura de los seleccionados. Se fue a dirigir a Chacarita, con una campaña que lo tiene peleando por uno de los dos puestos de ascenso a primera.

Un arranque desalentador

Las posibilidades de este Sub 17, que pasó por las sedes de Curicó y Talca, quedaron hipotecadas por su muy flojo comienzo, con derrotas por 1 a 0 ante Venezuela y Paraguay. La reacción llegó en la tercera jornada, con el 3-0 a Perú, último en el grupo, con cuatro derrotas en igual cantidad de cotejos y once goles en contra. Los tantos de aquel triunfo fueron del centrodelantero Facundo Colidio (2) y del atacante Agustín Obando, ambos de Boca, el club con más representantes (ocho) en el plantel. La composición del grupo de jugadores muestra un reflejo de estos tiempos: Benjamín Garré, nieto del ex lateral Oscar, campeón del mundo en México 1986, forma parte de la academia formativa de Manchester City. Su salida de Vélez por la vía de la patria potestad motivó una denuncia de la entidad de Liniers a la FIFA.

Nuestro fútbol no va al Mundial de una categoría que nunca conquistó en doce participaciones. En el último, hace dos años en Chile, quedó rápidamente eliminado en la etapa de grupos, con tres derrotas, un gol a favor y ocho en contra. Lo dirigía Miguel Angel Lemme, un entrenador de circunstancia, para salir del paso en un organigrama juvenil que no tiene rumbo desde que se desintegró la estructura que componían José Pekerman, Hugo Tocalli, Francisco Ferraro y Miguel Tojo.

Mientras en la Argentina transcurre otro fin de semana sin fútbol por una descontrolada lucha de intereses, el Sub 17 se despidió del Sudamericano en un apagado clásico con Brasil, en el que no jugaba por nada. La tristeza abarca todo y no distingue de generaciones: desde los escritorios que ocupan los dirigentes de pantalones largos hasta la cancha en la que se exponen los pibes que van de corto.

DEPORTES
CULTURA
INFORMACIÓN GENERAL
OTROS TITULOS